Usted está aquí:  Casa  /   Articulos  /   HELIO GRACIE, el mayor campeón del Jiu Jitsu brasileño.

HELIO GRACIE, el mayor campeón del Jiu Jitsu brasileño.

Helio Gracie creia en sí mismo y que su sistema de lucha le permitiria cambiar su vida y no sólo ayudarse a sí mismo, sino también ayudar a otros. Helio Gracie, el padre del sistema Gracie Jiu-Jitsu, nació y fue el más joven de cinco hermanos el 1 de octubre de 1913 en la ciudad brasileña de Belem, en el Estado de Pará. Como un niño enfermizo, Helio sufría de una debilidad inexplicable que dio lugar a desmayos severos. Debido a este problema, se le prohibió participar de cualquier tipo de actividad física. Al ver a su hermano mayor, Carlos, enseñar todos los días, Helio memorizo cada movimiento que era mostrado en las clases. Un día, cuando Carlos faltó a clase, Helio tuvo la oportunidad de enseñar a uno de sus estudiantes. El hombre quedó tan impresionado con las habilidades de Helio enseñando, que le pidió a Carlos que le permitiera seguir entrenando bajo ese “chico joven”. El resto, como dicen, es historia.

Helio Gracie con la version modificada del jiu-jitsu japones, desafió a otros luchadores y nunca dudó en subirse a un ring y poner su sistema a prueba. Fue el comienzo del famoso Desafio Gracie, que puso su estilo de combate a prueba luchando contra todos los luchadores del resto de las artes de lucha. No fue hasta que su hijo, Rorion, creó el UFC, Ultimate Fighting Championship, que el método de Gracie jiu-jitsu se hizo conocido en todo el mundo. Su hijo Royce Gracie, conmocionó al mundo de artes marciales al ganar el UFC tres veces, y otro hijo, Rickson Gracie, una leyenda por derecho propio, fue a Japón a repetir la historia y derrotó a los mejores artistas marciales de Japón con las técnicas desarrolladas por su padre.

Al hacer frente a todos los desafíos y permanecer en pie ante todo bajó sus creencias, Helio ha ganado una reputación por su honorabilidad, habilidad y valentía que perdura hasta nuestros días.

¿Cómo inicio su entrenamiento en el jiu-jitsu?

Mi hermano mayor, Carlos aprendió el arte en su versión japonesa, de un inmigrante japonés llamado Esai Maeda, quien le enseñó el arte por respeto a mi padre, Gastao Gracie, que le ayudó a establecerse. Maeda era un luchador que había estudiado el judo, sumo, y varias formas de lucha. Un poco más tarde, mi hermano Carlos comenzó a enseñar formalmente. yo veía las clases pero no se me permitió participar debido a mi condición física. Me sentaba allí todos los días, para memorizar todos los movimientos en mi mente. Un día, Carlos llegó tarde a una clase privada, por lo que yo me acerque al estudiante y le dije que yo le iba a enseñar ese día.

¿Qué pasó después?

Cuando vino Carlos se acercó y dijo a el estudiante, “OK, vamos a empezar.” Pero el hombre dijo que yo ya le había enseñado. Dijo que estaba muy contento conmigo y que le gustaría tenerme como instructor desde ese día. !Ese hombre resultó ser el Presidente del Banco de Brasil!

¿Por qué no se le permitió al principio enseñar?

Cuando era niño siempre estaba enfermo y era muy pequeño para mi edad. Cuando asistí a la escuela solía tener desmayos. !Supongo que yo era muy alérgico a la escuela! La escuela me prohibió participar en cualquier tipo de actividad física debido a que el médico de familia dijo que yo era un niño físicamente débil.

¿Encontraron el problema?

Sí, se enteraron de que había un problema en mi sistema nervioso. Algunos más en mi familia sufre de esto, pero yo lo tenía peor. Por eso, mi hermano Carlos desarrolló la Dieta Gracie.

¿Cómo fueron sus días en la escuela?

No asistí mucho y yo no era un buen estudiante. Yo era más pequeño que los otros niños y tenía una lengua un poco larga, así que solía meterse en problemas con mucha frecuencia.

 ¿Cuándo comenzó a modificar las técnicas?

Bueno, no era que yo intencionalmente quisiera cambiar nada. Me faltaba la fuerza física para hacer que algunas de las técnicas funcionaran, así que empecé a adaptar lo que había visto a mis limitaciones físicas. Fue algo muy instintivo.

¿Entonces no lo cambio por algún beneficio de cambiarlo?

No, tuve que hacer las cosas funcionaran para mí. A veces me encontré en alguna situación, utilizando la técnica de la forma en que se le enseñó a mi hermano, Carlos, por el maestro japonés. Pero no pude hacerlo funcionar debido a que las técnicas clásicas se requiere mucha fuerza. Así que tuve que encontrar una manera de hacer que funcione con palancas, no la fuerza muscular.

 ¿Cuando comenzó a pensar en la mejora de todo el sistema?

Muy pronto, me di cuenta de que lo que estaba haciendo era algo que no podría hacer cualquiera. Las técnicas que yo estaba desarrollando deberían funcionar para todo el mundo, no sólo para mí. En ese momento decidí dedicar mi vida a jiu-jitsu.

¿Su salud mejoro?

Sí, mucho. Supongo que la correcta alimentación y el ejercicio correcto me hizo más saludable. Pero también, y esto es muy importante, empecé a deshacerme de los complejos mentales que tenía como un niño débil. Yo no estaba inseguro más y tuve más confianza y seguridad como para empezar a enseñar y ayudar a otras personas a mejorar.

¿Cree usted que las artes marciales pueden cambiar la vida de la gente?

!Claro que puede! Yo siempre digo que cuando se puede manejar una situación física se tiene más confianza. Cuando tu tienes más confianza y seguridad, te conviertes en mucho más tolerante con los demás, porque no necesitas probarte a ti mismo. Es como si ganas la lotería – tu no tienes que preocuparte por el dinero más, así que estás más feliz. Si tu sabes cómo defenderte adecuadamente tu no tienes que preocuparte de ser víctima. Esto despeja tu mente para concentrarte en otras cosas.

¿No es esto una contradicción directa del famoso Desafío Gracie?

No, porque el Desafío Gracie era una manera de mejorar nuestro sistema y dejar que la gente vea lo buenas que las técnicas eran. No fue una cosa personal, o un motivo de ego. Si realmente lo miras desde la perspectiva correcta, el reto era mucho mas para nosotros mismos porque nos pone en una dificultad constante y hemos tenido que desarrollar nuevas técnicas y estrategias para hacer frente a otros sistemas. Nunca fue una cosa personal.

 Usted desafió a los grandes pugilistas, Joe Louis y Primo Carnera, ¿correcto?

Sí. Quería demostrar la eficacia del sistema. Yo personalmente no tenía nada contra ellos. Eran sólo hombres grandes y grandes nombres y yo estaba seguro de que podría ganarlos.

¿usted peleo una vez durante tres horas y media seguidas?

Sí, iban ponerlo en el Libro Guinness de los Récords, pero finalmente decidieron no hacerlo porque pensaron que era empujar a la gente a luchar para batir el récord.

¿Cómo se hizo tan famoso en Japón?

No sé. Tal vez por muchas de mis peleas en Brasil.

¿Cómo llego a luchar contra Kimura?

Kimura era considerado “el hombre más duro vivo”, en ese momento. Oyó hablar de mí y decidió que quería pelear conmigo. Le dije: “Muy bien, vamos.” En Japón, tienen una tradición de que el mejor luchador o maestro no lucha en desafíos a menos que su mejor alumno sea derrotado. Así que tuve que luchar contra Kato, quien era el mejor estudiante de Kimura y 40 libras más pesado que yo.

¿Qué sucedió?

Yo derrote a Kato. Le estrangulé y le deje inconsciente. Todos los japoneses se sorprendieron porque ningún extranjero había derrotado un campeón de jiu-jitsu japonés antes. Así que me dio la oportunidad de luchar contra Kimura.

¿El era bueno?

Sí, él era muy bueno. De hecho, yo nunca sentí que podía ganar porque era más de 80 libras más pesado que yo y con una gran habilidad.

¿Por qué pelear con él entonces?

Porque siempre me gustó la lucha contra todo pronóstico. Kimura estaba tan seguro de su victoria que él dijo que si yo le duraba más de tres minutos, yo seria considerado como el vencedor. Y lo hice. Yo luche 13 minutos y todavía estaba luchando cuando mi hermano Carlos tiró la toalla porque tenía miedo de que la palanca al brazo de Kimura podria romper mi brazo.

¿Qué dijo después Kimura?

Quedó tan impresionado que me invitó a Japón a enseñar en su academia. Pero yo amablemente decline. Me sentí muy honrado, pero no podía dejar a mi familia y marcharme

 ¿Cuál es su enseñanza y filosofía de las artes marciales?

Creo firmemente en ayudar a la gente. Es por eso que me aparte de la tradición, porque quería encontrar mejores y más fáciles maneras de hacer las cosas. He visto un montón de instructores derribando a los estudiantes cuando en realidad los estudiantes están pagando por derribar a el instructor. !Nadie aprende siendo derribado!

¿Usted enseña a las mujeres?

Sí. Las mujeres están más preocupadas por la defensa personal y no entrenan para luchar como lo hacen los hombres. Pero incluso eso está cambiando ahora.

¿Está satisfecho con la gran popularidad del Gracie Jiu-Jitsu en estos días?

Sí, estoy. Estoy muy orgulloso de mis hijos. Rorion ha trabajado muy duro en los Estados Unidos para promover el jiu-jitsu. Por supuesto, Royce y Rickson también hizo un gran trabajo y tienen grandes reputaciones como peleadores y profesores.

¿Es cierto que usted usa un cinturón azul?

Sí, esto lo hago para protestar por todos los denominados maestros de Gracie Jiu-Jitsu y Brazilian Jiu Jitsu. Todo el mundo es un cinturón negro o un maestro en jiu-jitsu en estos días. Pero hay una gran diferencia en la manera de enseñar mi sistema en la Academia de Torrance y la manera en que otros enseñan su propia versión del jiu-jitsu. Es por eso que se registró el nombre de Gracie Jiu-Jitsu. La forma, el arte y los valores que desarrolle durante toda mi vida como Gracie Jiu-Jitsu se deben enseñar correctamente. Otras personas pueden tener y hacer una llave de brazo o estrangulamiento y eso está bien. Cualquier persona pueden entrenar como quieran pero yo sólo apruebo las enseñanzas en la Academia de Torrance y las legítimas escuelas afiliadas.

¿Todavía enseña?

Sí, un poco. Sé que mis hijos se están difundiendo el arte en todo el mundo y estoy muy contento de que mi trabajo es apreciado por aquellos que quieren mantener vivo el conocimiento para las generaciones futuras. Si lo enseñan de la manera correcta, el Gracie Jiu-Jitsu puede hacer que una persona sea mejor y sea más feliz con uno mismo.